Blog

7 pasos para el cambio.

Cómo puede competir la farmacia ante este nuevo modelo.

Aún hay quien piensa que el modelo de farmacia del siglo XX es rentable para la inmensa mayoría de farmacias.

Bueno, quizás sí, para algunos.

Pero invertir seiscientos mil euros en la compra de una licencia (ojo, que hace una semana vi un post de un conocido bufete que lo anunciaba como oferta) para obtener anualmente el sueldo más que discreto, me plantea la duda de si no será mejor para muchos comprar un par de pisos, alquilarlos y trabajar por cuenta ajena.

Porque el trabajo en una farmacia puede llegar a ser muy esclavo.

Gratificante, enriquecedor, pero muy esclavo.

Porque en estos momentos, aunque seas una farmacia única en una localidad de 2000 habitantes, la competencia puede ser feroz.

Pero más que aparecer competidores, lo que ha ocurrido es un cambio en el modelo de consumo.

Porque el cliente actual no es el de hace 20 años, ni el de hace cinco siquiera.

Es exigente, quiere soluciones inmediatas y, sobre todo, tiene mucho donde elegir y lo sabe.

¿Y qué estrategias debo seguir para adaptarme?

Es una pregunta que me hacen con relativa frecuencia.

Y la respuesta es siempre la misma.

Depende.

Pero siempre parte de una premisa:

Entender la farmacia como y una empresa y tomar las riendas. Tomar el control y no dejarse llevar por las modas.

Ahora es la dermocosmética. Antes fue lo natural.

Desde luego todos debemos digitalizar y las RRSS son un canal que jamás se debería dejar a un lado, aunque estés en un pueblo perdido de Castilla. Menos aún si estás allí, por supuesto.

Vas a oír de todo.

Pero yo lo tengo claro.

“El cambio es el resultado de un proceso”

Todo pasa por siete pasos:

1.- Analizar dónde estás.

2.- Establecer objetivos.

3.- Decidir tus estrategias (ahora sí).

4.- Elaborar un plan.

5.- Ejecutar el plan.

6.- Evaluar los resultados.

7.- Tomar decisiones, corregir y empezar de nuevo.

1.- Analiza dónde estás.

Porque para poder trazar una ruta, debes saber el punto de origen.

Analiza tu local, tus clientes (reales y potenciales), el entorno, tu equipo, tu surtido.

Pero, sobre todo, y, ante todo, analiza quién eres y qué quieres para tu vida. Sin eso no tienes nada.

2.- Establece tus objetivos.

El punto de destino. Dónde quieres llegar.

Porque sin eso, tirarás flechas sin ton ni son.

¿Quieres tener más ventas? ¿Cuántas?

¿Qué te conozcan en el barrio? ¿Qué aumente el ticket medio? ¿tener más clientes?

Según sean tus objetivos, tendrás que construir el siguiente paso y ser coherente.

3.- Decide tus estrategias.

¿Cómo vas a ir del punto A (situación actual) al punto B (objetivos)?

Y es crucial decidirlo bien.

Porque no es lo mismo ir en tren que en avión. Para bien o para mal.

Si quieres tener más ventas puedes optar por potenciar la dermo, o la ortopedia o crear un servicio de nutrición.

Con todos ello puedes conseguir el mismo fin, pero el medio es distinto.

Puedes usar el entorno digital o decidirte por crear alianzas con los centros sociales de la zona. Depende de cómo es tu manera preferida de actuar y, sobre todo, de cómo son tus clientes.

4.- Elabora un plan.

Qué vas a hacer exactamente, cómo, cuándo.

El detalle de todas las acciones se debe marcar en este Plan Estratégico.

Crear esta hoja de ruta trae más de un quebradero de cabeza a mis clientas. Pero una vez conseguido, ya no hay pérdida.

Permite tomar el control.

5.- Ejecutar lo planificado.

Porque el papel lo aguanta todo, y es en la trinchera donde se demuestra realmente el compromiso con los objetivos.

“Las ideas no valen nada. La acción marca la diferencia”

Y para actuar tienes que haber llevado a cabo los puntos anteriores con tiempo suficiente. Si no, te pilla el toro y lo urgente deja a lo importante aparcado. Cuidado.

6.- Evaluar los resultados obtenidos.

Hasta el punto 5 es más habitual llegar. Pero es en este punto donde la mayoría flaquea.

Si has llevado registro de todo lo acontecido hasta este momento, podrás mirarlo con perspectiva al terminar y tomar consciencia de qué ha ido bien y qué es mejorable.

Sacar conclusiones y proponer mejoras.

7.- Tomar decisiones, corregir y empezar de nuevo.

Porque todo este proceso es una experiencia sobre la que se basarán las decisiones que crearán el futuro.

Corregir, potenciar y volver a empezar desde el punto 1.

Este es el secreto.

Tan sencillo y tan complejo.

Este es el proceso con el que trabajo cada día con mis clientas.

Este es todo el secreto.

Y tú, ¿en qué punto te atascas?

¿Sabes por qué?

¿Y qué es lo que se te da especialmente bien?

Comenta y comparte porque, así, aprendemos todas.

Comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Deja un comentario

Responsable del fichero: María del Carmen Sáez Esteban
Finalidad; moderar comentarios.
La Legitimación; es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de Raiola.
Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a hola@impulsatufarmacia.com o ante la Autoridad de Control.
Encontrarás más información en la Política de Privacidad.

Taller gratuito

¿La gestión de tu farmacia te trae de cabeza y no tienes tiempo para nada?

Únete a nuestra comunidad y recibe contenidos, protocolos y técnicas sencillas
para rentabilizar tu negocio sin dejarte la vida en ello.

Descubre ahora en mi taller gratuito cómo gestionar eficazmente tu farmacia y
volver a recuperar el control sobre tu tiempo.

sobre mí

¡Hola! Soy Mª Carmen Sáez, creadora de Impulsa Tu Farmacia.

Ayudo a titulares de farmacia a gestionar más eficazmente sus negocios.

El día tiene solo 24 horas y necesitas un sistema para poder vivir de tu
farmacia y no para tu farmacia.

Yo estoy aquí para enseñártelo.

Escríbeme por WhatsApp